Diarios del Odio en Uruguay

Diarios del Odio en la muestra colectiva Proyecto Casamario en el Subte.

11 de abril al 7 de julio de 2019. Montevideo Uruguay

Todos los días en las versiones electrónicas de los principales periódicos de la República de Uruguay (El Observador, El País, La Diaria, Semanario Búsqueda, La República, Semanario Brecha, Revista Caras y Caretas y Subrayado) los lectores se encuentran habilitados para opinar libremente sobre las noticias. “Diarios del odio” se basa en estos comentarios de lectores. Algunas de sus palabras y frases están escritas con carbonilla en las paredes del "Centro de exposiciones Subte" de Montevideo.

 

Los fragmentos elegidos rastrean específicamente aquellos núcleos discursivos donde se produce la deshumanización de sectores enteros de la sociedad uruguaya. La construcción del otro como objeto del odio extremo busca definir a determinadas personas como un excedente social. Basura, bosta, mierda, desperdicio son algunas de las metáforas que convierten al otro en un excremento que el cuerpo social debe expulsar. Esta visión organicista de la sociedad también aparece cuando se utilizan los términos médicos como cáncer, infección o gangrena que han de ser extirpados.

 

Sin embargo todo odiante necesita de su objeto ya que define su identidad por relación con lo odiado. Así vemos que los comentaristas se perciben uruguayos por relación al extranjero. Se perciben blancos en tanto denigran a los que llaman negros, hombres en cuanto destituyen a la mujer, heterosexuales frente a otras identidades sexuales, educados en la medida que estigmatizan a los ignorantes. Se sienten clases medias porque detestan a los pobres. Y siempre es posible imaginar a alguien más pobre.

 

Estas observaciones no son exclusivas de los diarios uruguayos, también se han detectado en la prensa argentina, brasileña y en los Estados Unidos, por señalar algunos casos analizados. La política del odio extremo es una estrategia que amenaza las democracias contemporáneas, ya se han visto los casos de golpes parlamentarios en Paraguay, Brasil y Honduras. Esta forma política (articulada por el capital financiero internacional, sectores de las burguesías nacionales, medios masivos de comunicación concentrados, redes sociales y facciones de la justicia) actúa como un discurso que secuencialmente reduce a las formas de vida en basura, detritus, inmundicia a las que se les ha escapado el ser. La entidad biológica es despojada hasta llegar a la materia de las meras cosas. Se ha llegado así al punto en que los sujetos han sido separados por completo de su humanidad y queda legitimada de este modo su aniquilación. La política del odio amenaza los derechos humanos conquistas por las repúblicas latinoamericanas. No debe olvidarse que las masacres fueron precedidas por elaboraciones discursivas deshumanizantes, que no fueron escuchadas en su momento.

 

Roberto Jacoby y Syd Krochmalny

© 2017 by SK

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Blogger - White Circle
  • Bandcamp - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Spotify - White Circle
  • Vimeo - White Circle